Exfoliación ¿Cómo elegir un buen exfoliante corporal?

La exfoliación ayuda a limpiar y a renovar la piel, en esta entrada os enseñaremos cómo elegir un buen exfoliante corporal.

¿Qué es la exfoliación?

La exfoliación es un proceso natural que consiste en la eliminación de las células muertas de la piel.

Nuestro organismo puede eliminar, por  sí mismo, aquellas células muertas de la epidermis que ya no son necesarias. Aunque, existen ocasiones donde, producto de ciertos desequilibrios y patologías, vuestro cuerpo puede perder la capacidad de eliminar las células muertas e impurezas.

El ambiente puede alterar el equilibrio de nuestra piel

Para nadie es un secreto, vivimos en un entorno contaminado con distintos elementos. Día a día sometemos a nuestro organismo, de forma involuntaria, a una serie de factores perjudiciales para la salud de nuestra piel:

  • Smog y aire viciado.
  • Rayos ultravioleta.
  • Agua cargada de químicos.
  • Productos estéticos con fórmulas agresivas.
  • Y un largo etcétera.

Esto hace que el organismo se vea afectado en su capacidad para regenerar las células muertas, por lo que es necesario brindarle cierta ayuda.

¿Cómo?

¿Cómo conservar la salud de la piel?

Los cuidados de la piel no se limitan exclusivamente al uso de jabón y crema hidratante. Hoy en día, en primer lugar, debéis tener sumo cuidado con los productos que usáis a diario. Desde el jabón, hasta la loción que usáis después del baño, es importante os fijéis en los componentes y los ingredientes activos que ponen en el envase.

Una buena forma de mantener el equilibro de los procesos naturales de la piel, como la regeneración celular, es usando un exfoliante corporal con ingredientes naturales.

Pero es posible os sintáis abrumados con tanta oferta que existe, por eso en las siguientes líneas aprenderéis a elegir una buena crema exfoliante.

            ¿Cómo elegir un buen exfoliante corporal?

1.     Un exfoliante corporal no se improvisa

Muchas personas, en ocasiones, prefieren usar un exfoliante casero, pues el principio detrás de los exfoliantes es, en apariencia, sencillo: un producto que de forma mecánica ayuda a limpiar las impurezas de la piel.

Pero no os engañéis, no es tan fácil como parece.

Cuando hacéis vuestro propio exfoliante casero exponéis vuestra piel a elementos de los cuales no hay forma de saber si pueden dañaros.

En esto influyen distintos factores que tienen que ver con las propiedades físicas y químicas del elemento que usáis para exfoliar. Pero si, en lugar de pillar un producto exfoliante certificado, utilizáis productos caseros no hay forma de saber por cuestiones, como por ejemplo la dureza del material. Lo que nos haría imposible saber el nivel de daño o efectividad que tendría el exfoliante improvisado.

2.     Debéis tener en cuenta vuestro tipo de piel

Este punto es vital.

Existen distintos tipos de piel: no todas las pieles son iguales y las cremas exfoliantes tampoco.

En el mercado encontrareis infinidad de productos para exfoliar la piel, la mayoría indican el nivel de dureza del grano utilizado para limpiar las impurezas.

Lo mejor es que pilléis un exfoliante corporal que sea indicado para todo tipo de piel. Así no os exponéis a haceros daño.

3.     Los buenos exfoliantes caducan

Si navegáis por la web buscando consejos sobre exfoliantes encontrareis cientos, tal vez miles de tips.

¿Pero sabéis que consejo nunca encontrareis?

Sí, el que tiene que ver con la fecha de caducidad del producto exfoliante en cuestión.

Desconfiad de aquellos productos que ponen que jamás caducan.

Por eso una buena forma de saber que tan sintética es la crema exfoliante es verificando la caducidad que pone en el envase:

Si el empaque pone que caduca antes de los doce meses después de abierto, entonces podéis tener la garantía de que es un producto elaborado a partir de ingredientes orgánicos y que no está saturado de conservantes que maltratarán vuestra piel.

4.     El mejor exfoliante es la dolomita

Los productos para exfoliar la piel son en esencia una crema con determinadas concentraciones de algún elemento con cierto grado de dureza, que es el que se encarga de limpiar la epidermis de células innecesarias.

Entonces ese elemento puede ser artificial o natural.

Demás está deciros que elijáis un exfoliante basado en  elementos naturales por encima de los artificiales.

Los exfoliantes sintéticos en su mayoría están hechos de plásticos o compuestos sintetizados que tienen la particularidad de alterar los ciclos naturales de nuestro organismo.

Tened siempre en cuenta que el elemento exfoliante de la crema que usáis sea natural y decantaos por los productos exfoliantes con dolomita.

¿Por qué con dolomita?

Porque la dolomita es un mineral con grandes concentraciones de calcio y magnesio. La dolomita es incluso usada como suplemento nutricional, por su aporte de calcio,  por eso aparte de limpiar la epidermis de las impurezas y las células innecesarias, la dolomita nutrirá vuestra piel.

Teniendo en cuenta estos tips, bien podéis encontrar un producto exfoliante de calidad.

Deja una respuesta

Utilizamos "cookies" propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando aceptas su uso. Puedes leer más en nuestra Política de Cookies.